Yo maté a Rebecca Blackwood. Ana Trigo

Hay veces que al acabar una novela se me vienen a la cabeza una o dos palabras, que encierran, para mí, la esencia de la obra. En esta ocasión la palabra es sincera.

Compartir