El ojo de la cerradura. Anabel Samani.

«La mayoría de las veces nuestros pecados no consisten más que en estar en el lugar inadecuado en el momento equivocado, y eso había sido lo que me había condenado».

Compartir